1. Entrevista a Ruth Vargas Forman, Psicóloga

    “En la medida que documentas violaciones a los Derechos Humanos, puedes Educar para que no se vuelvan a repetir”

     

    Ruth Vargas Forman es una destacada Psicóloga chilena radicada en EEUU, Doctora en Psicología Clínica y Salud. Durante el mes de octubre estuvo de visita en nuestro país junto con la Federación Internacional de Derechos Humanos, representante en el caso de los Lonkos (Pichún y otros)y caso Poluco-Pidenco en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, específicamente en la documentación psicoforense, registrando las experiencias traumáticas de las personas a quienes se les ha aplicado la Ley Antiterrorista. Vargas Forman también trabaja para otros organismos, como CEJIL, organismo no gubernamental que vela por los derechos humanos en América Latina y el Caribe.

     

    Texto: Guillermo Muñoz Contreras

     

    ¿Cómo definiría la relación Estado-Mapuche?

    Lo que me preguntas es bien significativo en la documentación clínica que estoy haciendo para explorar  los daños en las personas, en la familia y en la comunidad mapuche  porque tiene que ver con una relación asimétrica que hay entre el mundo mapuche y el Estado de Chile. Entonces es una relación en la que no hay un mutuo entendimiento de cómo se resuelven las  tensiones. Desde el Estado Chileno, y desde la justicia chilena, aplicar una normativa jurídica punitiva de excepción, que sanciona a las personas, es una forma de silenciar las demandas sociales indígenas de las comunidades mapuche. En estas comunidades hay un deseo de que su identidad y su pertenencia al mundo indígena seanreconocidos y entendidos.  Perciboque nuestro país no está en condiciones o no ha explorado el camino para que este diálogo y este encuentro ocurran en el respeto y en la reciprocidad, sin ser relaciones donde se vulnere la dignidad de las familias y de las personas.


    ¿Por qué se produce esta asimetría?

    La relación asimétrica es histórica, no es sólo de los últimos 20 años de gobierno democrático, sino que viene de una relación dominante que no incorporó la mirada del indígena en la resolución de los problemas que les atañen, debiésemos promover una relación de respeto entre la sociedad chilena y de la sociedad mapuche.

     

    ¿Cómo ha sido su experiencia en el marco de derechos humanos, cuál es el panorama?

    Desde mi tarea en las últimas semanas y en los últimos años colaborando en la documentación de experiencias traumáticas en el mundo mapuche, puedo decir que ha sido equívoco cómo se han ido resolviendo las cosas, creo que la aplicación de la ley antiterrorista fue desmedida y desproporcionada. Fue tan violento el modo en que fueron buscadas las personas que estaban siendo calificadas como terroristas, que implicó que la policía entrara de modo muy violento a los hogares y que generara mucha tensión en las comunidades. Eso generó una escalada de tensión. Las comunidades indígenas, al ver que la ley antiterrorista afectaba la dinámica cotidiana con allanamientos frecuentes y con la detención de miembrosde comunidades en reclamación de tierras, a veces  han respondidotambién de forma violenta. Y creo que la violencia no se justifica, creo que la violencia puede ser investigada desde los tribunales de justicia, pero de un modo en que no se tenga que atropellar la dignidad de las personas, o no se tenga que sancionar con leyes de excepción a las comunidades indígenas, porque evidentemente ha habido una aplicación de la ley de manera  discriminativa, y esa es la razón por las cual el caso de los Lonkos, el caso Poluco-Pidenco, y el caso Ancalaf están en la Corte Interamericana, debido a la aplicación discriminativa de la ley antiterrorista.

     

    ¿Cuál es el propósito de este tipo de documentaciones?

    Quisiera compartirte algo sobre la documentación en derechos humanos.  Cuando un psicólogo o un perito hace documentación, el propósito es reflejar la vivencia de la familia, de la comunidad y de la persona que fue afectada, y se espera que esa vivencia pueda ser transmitida a la Corte Interamericana o al tribunal competente, de la manera más prolija y precisa posible.  Es decir, que la corte pueda entender cuáles fueron las vivencias y el impacto de esas vivencias en las personas.

    Yo hago ese trabajo y la corte va a leer esa documentación y tenemos la esperanza de que vaya a comprender cuáles fueron estas vivencias. Primero, el propósito es entender lo sucedido, y también  transmitir que la documentación en derechos humanos promueve la paz, porque en la medida que documentas violaciones a los derechos humanos, en este caso a personas indígenas, puedes educar para que estas circunstancias no se vuelvan a repetir. También, el propósito de documentar es la prevención, a fin de que en el futuro, sin hubiera violaciones a la dignidad de las personas, tanto los profesionales como las instituciones entiendan que hay posibilidades de parar ese modo de relacionarse, y podamos promover otro tipo de diálogo, otro tipo de relación que incluya el respeto a las personas que pertenecen a minorías, en este caso el pueblo mapuche.


    ¿Qué opina de la huelga de hambre como una forma de reclamación de derechos?

    Creo que la huelga de hambre ha sido una salida extrema para evidenciar lo que las personas están viviendo y los casos jurídicos en los que están siendo sancionados. Creo que es una forma desesperada a través de la cual  las personas que han sido perseguidas por la ley antiterrorista han encontrado un camino para expresarse. Pareciera ser que someter al cuerpo a la privación de la comida hace que otros se alarmen y quizá así la justicia pudiera atender  a sus casos jurídicos. Es lamentable que las personas tengan que exponerse al límite, porque el deterioro que produce una huelga de hambre es muy serio. Es lamentable también que sus familias deban afectarse tanto emocionalmente, en la medida en que ellos deterioran su cuerpo físico. Entonces esto es muy severo, pero creo que ellos tienen el derecho a usar esta expresión de descontento por la manera en como han sido tratados en el sistema jurídico. Y hay criterios internacionales para tratar a las personas que están en huelga de hambre, hay una Declaración de Malta que indica que las personas tienen el derecho a mantenerse sin alimentación si así ellos lo desean.

     

    ¿Qué sucede cuando el Estado interviene e intenta alimentarlos de forma forzada?

    Bueno, esa es una retraumatización hacia la persona, y en ese modo exponen a los médicos que están a cargo de esos pacientes  a una situación moral incómoda,porque éticamente existe la Declaración de Malta para guiar al personal de salud.  Las personas tienen el derecho a no ser forzadas a la alimentación.Creo que sería necesario explorar una forma de diálogo para aproximarse a resolver los problemas, más que recurrir a la alimentación forzada.


    ¿Cuál es su visión de las denuncias de represión policial a comunidades mapuche?

    Creo que la violencia policial ha sido discriminativa en comunidades mapuche porque la cantidad de personal que está en los campos y en las zonas de conflicto es realmente desproporcionada. Hay un uso de fuerzas armadas y de fuerzas especiales que es realmente alto, y que por supuesto genera mucho daño emocional en las familias que viven en esos lugares, porque la presencia policial es provocativa. Creo que la ley debiera generar modos de sanción de los delitos que sea equitativa para toda la sociedad.  No se debería poner  atención especial en los mapuche, para sancionarlos específicamente a ellos. También creo que está impactando profundamente el desarrollo de los niños, el desarrollo de la familia, la estabilidad  emocional de las familias y de las comunidades dentro de la estructura social mapuche, porque se están viendo muy amenazados por tanto contingente policial en su entorno. Y creo que a su vez,no ha habido atención psicosocial que permita a las familias entender cómo pueden proteger a sus niños ante estas circunstancias.

     

    ¿Cuál es el compromiso del Estado Chileno?

    El trabajo que se hace desde los organismos internacionales que están promoviendo la protección de los derechos de las personas, y en este caso, a través de un litigio internacional, es demostrar que hay formas de relacionarse que son respetuosas, y que los estados tienen la obligación cuando han firmado convenciones internacionales de cumplirlas. Y en el actual contexto, el estado chileno ha firmado el Convenio 169.  También,hay otros tratados para la protección de los derechos del niño, la convención contra la tortura, etc. Todos estos son  tratados que el gobierno chileno podría promover, en lugar de usar formas represivas y leyes de excepción para mantener el orden social.

     

    ¿Cuáles son sus proyecciones para una solución de estas problemáticas?

    Mi tarea como psicóloga es que los profesionales puedan estar atentos y no ser negligentes en la documentación  de violaciones a los derechos de las personas, cualesquiera sea su origen, chileno o mapuche. En este caso específico, estamos documentando los eventos en las comunidades mapuche. Ya que hay vulnerabilidad en esas comunidades, es urgente promover peritajes psico-forenses prolijos y profesionales que puedan servir en la defensa de las personas, de manera que el sistema jurídico entienda el impacto de la vulneración de los derechos humanos de toda persona, independiente de su origen étnico.


    FUENTE: DERECHOS HUMANOS UFRO

     

    Información relacionada

     Caso de Lonkos a justicia internacional

    http://www.mapuche.info/mapu/lientur030808.html

     Declaración de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) por caso Lonkos Norin, Pichun y otros.

    http://www.observatorio.cl/node/6837

     Caso Poluco-Pidenco

    http://www.mapuexpress.net/?act=publications&id=261

     http://cejil.org/

     
  2. Natalie Portman en “El asesino Perfecto”. Con 14 años, Portman protagonizó este intenso film junto a Joan Reno.

    (Source: getdownonmyknees, via mundo-retro)

     

  3. Crítica: La Odisea

    Recuerdo que en mi infancia, en la raya que bordeaba los diez años. Alguna vez creí ver una serie norteamericana llamada La Odisea.
    Digo creí ver pues a mis 25 años aún les pregunto a los de mi generación si alguien alguna vez vio esa serie cuando púber, pero nadie la recuerda. Mi búsqueda me ha llevado a google y a youtube, y aún así nada. Quizás sea una invención de mi mente y en un futuro alternativo realizaré esa fabulosa serie, aunque lo dudo, pues si mal no recuerdo, los personajes eran bastante noventeros, algo grunge. O quizás en un futuro alternativo logre el gusto por tendencias ciberpunks o retro futuristas, o algún híbrido ad hoc al contexto.
    La Odisea era la historia de un muchacho que quedaba en coma luego de caer de su casa en el árbol. Sin embargo, comienza a vivir una fascinante aventura dentro de ese coma, en un mundo habitado solo por niños de casi su misma edad. En sus aventuras, lo acompañaban dos amigos, una niña que en la vida real era coja, y un muchacho alto y gordo, que en la realidad era el clásico matón que provocada bullying en sus compañeros. Pero en esta aventura, en esta odisea, ambos eran sus mejores amigos.
    No recuerdo si el protagonista sabía que estaba en coma, lo que sí recuerdo es que estaba empecinado en encontrar a su padre. Para ello debía llegar a una torre oscura que siempre se veía, lejos, al final del camino. Con el desarrollo de los capítulos, el muchacho nunca lograba llegar y siempre creía que estaba cerca.
    La serie me recuerda bastante a La Odisea de Homero, donde Telémaco, hijo de Ulises, busca frenéticamente a su padre con el fin de salvar Ítaca y librar a Penélope, su madre, de unos abusivos pretendientes al trono.
    Gran serie que, si alguna vez existió, aún marca mi infancia.

     

  4. Acto de Conmemoración a los estudiantes caídos en “asalto al polvorín del Regimiento Tucapel”

    Por Guillermo Muñoz

    El pasado viernes 9 a las 14:00 horas en nuestra Universidad, se realizó un Acto de Conmemoración a los estudiantes caídos en el denominado “asalto al polvorín del Regimiento Tucapel”.

    Se trató de un Acto político cultural que recordó a los estudiantes asesinados el 10 de noviembre de 1973: Juan Antonio Chávez Rivas, 29 años, del comité central de las JJ.CC. y secretario regional de esa entidad; Juan Carlos Ruiz Mancilla, de 21 años; Amador Montero Mosquera y Pedro Juan Mardones Jofré.

    Alex Hormazabal Muñoz, Presidente del CCEE de Pedagogía en Historia y Geografía de la UFRO, encargado de educación del Comité Comunal de las Juventudes Comunistas en la Región, nos cuenta que “en ese tiempo se levantó un falso testimonio por parte del ejército, respaldado incluso por el Diario Austral de Temuco, en una portada titulada ‘Extremistas quisieron volar el polvorín’”. Según nos cuenta Hormazabal, se trató de un falso enfrentamiento armado entre militantes de las Juventudes Comunistas, otros jóvenes, versus las fuerzas armadas.

    En el acto participaron familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, el Partido Comunista, el Comité 10 de Noviembre, conocido por su lucha de derechos humanos en esta causa. También estuvieron presentes el Grupo de Derechos Humanos UFRO, como también docentes y estudiantes universitarios de Temuco. La actividad fue organizada por las Juventudes Comunistas de nuestra Universidad.

    Mensaje

    Este tipo de conmemoración, finaliza Alex Hormazabal, es en “rescate de la memoria. Porque un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla. Y en ese sentido nosotros, junto con los movimientos sociales, una parte importante de nuestro tiempo la dedicamos a conmemorar a nuestros caídos que lucharon, quizás por los mismo sueños que nosotros tenemos hoy día. Es una manera de reivindicarlos, y también es una manera de que ellos se sientan orgullosos”.

    (Source: facebook.com)

     
  5. pedrocobo:

    Lava del volcán Kilauea / Kilauea lava.

    Big Island, Hawaii. USA.

     
  6. photojojo:

    Seth Tara has shot an inspiring series for the History Channel entitled, “Know Where You Stand.” The set depicts modern people revisiting historic landmarks, with a black and white layer from the past. 

    History Channel Photos Series Shows Our Interaction With the Past

    via Reddit

    (via puentesamarillos)

     

  7. Entrevista a Ángel Flores, Dirigente de Boyeco :

    “El estado debe compensar a las familias que han sido afectadas por el vertedero”

    Texto y Foto:  Guillermo Muñoz

    Ángel Flores actualmente es dirigente de la comunidad indígena Andrés Huenchun, y Presidente del Comité de Salud del Consultorio Boyeco. Boyeco es un sector rural ubicado a 12 kilómetros  de Temuco. Desde hace 18 años, este lugar ha sido conocido por su vertedero de basura, el cual es alimentado por deshechos de Temuco, Padre las Casas y Galvarino.  Flores ha sido una voz representativa de esta problemática social, política y medio ambiental que ha afectado a su gente durante estos años. Nos cuenta que todos los días, al levantarse, en vez de mirar la cordillera hacia el este, lo único que ve en esa dirección son cerros de basura. La realidad es impactante, aquí nos cuenta su historia.

    ¿Desde hace cuánto tiempo está el vertedero en Boyeco?

    Ya van 18 años que se estableció el vertedero Boyeco. Eso fue aprobado por gente que no pertenecía al territorio. Ellos dijeron que en ese espacio se podía ubicar el vertedero, pero ninguno pertenecía al sector. Ahora, ese vertedero, ha traído 50 mil problemas, partiendo por el problema medioambiental.  Ratas, moscas, perros alzados, hacen un daño horrible, porque los perros al no tener comida dentro del vertedero, salen y matan pollos, chanchos, corderos, incluso han atacado animales mayores como vacunos. A la gente que vive en el sector, sus terrenos se han empezado a devaluar, a echar a perder, dado que las heces fecales de las aves carroñeras que trae el vertedero, son tan fuertes, que han quemado la tierra, y ya no producen. Había gente que producía hortalizas, que en una temporada podían sacar hasta cien sacos de arvejas, y ahora ya no producen.

    ¿Qué opina que el vertedero se encuentre en territorio mapuche que se considera sagrado?

    Se han perdido todas las hierbas medicinales con las cuales las Machi trabajan. Además se han contaminado las aguas.

    ¿Ahora las machis tienen que buscar otro sector?

    Claro, ahora en el sector de Boyeco prácticamente no hay machi, porque  no tienen sus elementos limpios. No hay curso de agua limpio, hierbas medicinales apropiadas, entonces es todo un proceso que va en contra de la cosmovisión mapuche, contra el trabajo de las machis, porque no pueden hacer trabajos teniendo cursos de agua contaminados, teniendo hierbas medicinales en un sector en que el agua está sucia. Entonces es todo un proceso negativo hacia ese sector. La gente, que antes se dedicaba a la agricultura, ahora van al vertedero a sacar cosas para reciclar, porque es más rentable, porque en la semana están sacando 150 mil pesos aproximadamente.

    ¿Alrededor de cuántas comunidades mapuche hay alrededor del sector del vertedero?

    Tenemos, correspondientes al primer anillo, seis comunidades mapuche directamente vecinas, separadas por el muro del vertedero. Entonces seis comunidades, que tienen distinta cantidad de integrantes, de familias, son perjudicadas. Además, quienes logran sembrar, también se ven perjudicados por quienes van a reciclar al vertedero, ya que pisotean sus siembras. Ahora, ha habido dos incendios fuertes, una familia hace seis años atrás perdió alrededor de 5 hectáreas de trigo que estaban a punto de cosecharse. Esto sucedió porque otras personas estaban haciendo fuego dentro del vertedero, se les escapó el fuego, y les quemaron las 5 hectáreas de trigo.

    ¿Tras años de vivir bajo estas condiciones, cuáles han sido los principales problemas de salud que se han presentado?

    Bueno, conversando con el ex director del Consultorio, hay muchas enfermedades gástricas, en el sentido de que hay muchos parásitos intestinales, hablemos incluso de amebas. Lamentablemente al vertedero, llegan productos de los supermercados que dan de baja por la fecha de vencimiento, pero hay gente que los consume, y que vive adentro del vertedero. Cosa que en la ciudad no saben, o no creen simplemente.

    Ahora, conversando con dirigentes, me dicen que desde hace un tiempo, han notado muchos problemas de tiroides. Y es muy probable que la contaminación del agua y aérea que produce el vertedero  tenga alguna participación en el tema. No creo que sea una coincidencia esta enfermedad con la presencia del vertedero, alguna conexión tiene que haber.

    ¿Se han hecho estudios acerca de eso?

    No sé si habrá estudios, pero es importante que el ministerio de salud se preocupe de eso, porque existe toda una cadena de enfermedades. Afortunadamente, hay un consultorio que está frente al vertedero, que está llevando la atención de salud más cercana, porque cinco años atrás todavía teníamos que levantarnos a las cuatro de la mañana para ir a la ciudad a buscar hora para atención.

    ¿Cuál ha sido el grado de compromiso de este municipio y de los anteriores?

    En la gestión de René Zaffirio, estábamos con la presidenta de la comunidad Andrés Huenchun de aquel entonces, e hicimos toda la gestión a través de distintos medios; Intendencia, CONADI, Gobernación. Pedí una audiencia para hablar el tema del vertedero, y nunca nos dio una audiencia, nunca quiso hablar con las comunidades para ver cómo podíamos solucionar el problema del vertedero.  Él hizo, un día treinta de marzo, la inauguración del vertedero más moderno de Sudamérica, según él, que usaría una máquina compactadora, que iba a haber piscinas decantadoras, que se iba a limpiar el agua. Presentó un proyecto maravilloso. Nunca llegó a ser el vertedero más moderno de Sudamérica, fue el desastre más grande de Sudamérica.

    La municipalidad, hasta que llegó Francisco Huenchumilla, hizo muy poco. Huenchumilla cuando asumió, el municipio compró el terreno.  El trató de sacar el vertedero de ahí, al sector de Paico, pero las comunidades de ese lugar le dijeron: “No, usted no nos va a traer ese basurero aquí, porque nuestro territorio es sagrado para nosotros”.  Entonces, no se pudo sacar, y hasta el momento nadie quiere tener un depósito de basura al lado de su casa, algo que nosotros estamos padeciendo. Nosotros nos levantamos en la mañana, miramos hacia el oriente, hacia la cordillera, y qué es lo que vemos, vemos un cerro de basura.

    El Alcalde Huenchumilla en esa época, al comprar el terreno, pudo intervenir de forma más fuerte. Y en relación a eso, fue que le pidió a la UFRO, a través de estudios, que elaboraran un programa de cierre y sellado del vertedero. A las comunidades les preguntaron qué era lo que nosotros queríamos o solicitábamos que se hiciera en el vertedero. Coincidíamos en muchas cosas, varias comunidades. Se pidió que hicieran multi canchas, que se aprovechara el galpón donde estaba la compactadora de basura, que se invirtiera en un gimnasio, incluso pedimos hasta una piscina. Se pidió que hubiera un sector de criadero de plantas, de árboles nativos, hierbas medicinales, pero eso nunca fue. Al asumir Miguel Becker, todo quedó en nada.

    Este 2012, la municipalidad de Becker comenzó con el cierre y sellado del vertedero, pero la verdad es que el avance ha sido muy poco.  Y veo difícil que el 2017 se pueda cerrar, porque hay un montón de trabajo que hacer.  Pedimos una reunión con Andrea Fritz, que es la actual SEREMI del medio ambiente, en esa reunión estuvo la empresa que está haciendo el trabajo de sellado del vertedero, se comprometieron a entregar un programa de trabajo, cosa que todavía no han hecho, y ya llevamos un año en ese tema, entonces nos están tomando el pelo.

    ¿Cuáles son las demandas más importantes que están exigiendo ahora? Además del retiro del vertedero.

    Yo pienso que la municipalidad o el estado, van a tener que hacer un trabajo muy fuerte y compensar a las familias que viven ahí, en el sentido de poder hacer que las tierras aledañas, vuelvan a ser productivas, y que las personas que viven alrededor puedan tener recursos para que esas tierras puedan producir. Le hemos propuesto al municipio actual, que por favor hagan algo y controlen la cantidad de perros que hay. Porque en este momento, dentro del vertedero deben haber cerca de 200 perros, pero fuera de él circula una cantidad bastante grande. Además cuando la gente de la ciudad quiere deshacerse de un perro, lo va a dejar al vertedero.

    ¿Qué sucede con recursos como el agua y la tierra?

    Ahí hay todo un trabajo que no se ha hecho. No hay solución. Todos los años en el sector de Boyeco el agua es mala. En el camino desde Temuco hacia nuestra zona, cualquier agua que se saque tiene contaminación, por lo tanto la municipalidad nos está aportando agua todo el año, eso es un sangrado de plata muy fuerte. Nos han proporcionado estanques de muy mala calidad, donde el agua a los tres días se empieza a poner verde. Y si uno la va a consumir, tiene que hervirla.

    Con respecto a la tierra hay otro problema con el tema de las plantaciones…

    Lo que causa más problema son las plantaciones de eucaliptos más que de pino. Porque una vez que plantas el eucalipto, no lo sacas más de la tierra. El pino no, porque usted lo corta y la raíz se pudre. El eucalipto usted lo corta y a los dos meses aparece un retoño, y no solo uno, aparecen dos o tres varas del tronco donde se cortó. O sea, para sacar un eucalipto, tiene que destroncarlo, y para destroncarlo tiene que cavar unos 5 metros de profundidad. Pero como absorben gran cantidad de agua, sus raíces logran alcanzar los 30 metros y más. Además ha hecho que el recurso del agua vaya desapareciendo del sector Boyeco.

    “Boyeco está estigmatizado”.

    ¿Qué sucede con los Derechos Humanos de la gente que ha vivido por tantos años bajo esas condiciones?

    A las personas del sector de Boyeco, a nadie se les preguntó si querían tener ese vertedero. Por lo tanto, no hay un respeto de los derechos humanos de las personas que viven ahí. Además, Boyeco está estigmatizado. Si usted tiene algún producto que desee comerciar, por ejemplo, arvejas, y dice que viene de Boyeco, no se lo van a comprar.

    ¿Cuál es su visión a futuro de esta problemática?

    La verdad es que sería un sueño, algo utópico, pero creo que en algún momento puede que llegue alguien que realmente se preocupe por las personas, por la forma integral. El problema es que las autoridades ven al sector rural como el patio trasero.

    ¿Qué mensaje le entrega a la gente que vive en la ciudad de Temuco, y a todos quienes hacen que se alimente el vertedero?

     Deberíamos tener más respeto por todas las personas, hacer un trabajo integral. A las personas deberían enseñarle, desde pequeñitos, desde el colegio, a cuidar el medio ambiente. Entonces, desde esa base, puede adquirir una conducta que beneficie a los demás. Pero aquí no hay eso. No hay una planificación para que las personas cuidemos lo que tenemos. 

    o muñoz

    (Source: facebook.com)

     

  8. Opinión: Consumo, agonía y depredación

    por Guillomé

    Desde una visión económica y política, en el último tiempo hemos escuchado decir que Chile es un país en vías de desarrollo. Yo creo que ese es un ideario bastante particular, un lema típico que se asignan los estados del llamado tercer mundo, y que va pero muy lejos de la realidad.

    Me ha tocado conocer a gente que critica de forma incendiaria las políticas de consumo de este sistema capitalista en el que nos movemos. Sin embargo, al momento de ir a comer a algún punto de la ciudad, no dudan en los patios de comidas de los mall-portales; la nueva iglesia del consumo, cuya biblia es el neoliberalismo.

    Ahora bien, el teórico Mike Featherstone habla de una expansión de la producción capitalista de mercancías, lo que ha llevado a un incremento de cultura material en la forma de bienes de consumo, y de lugares de compra y de consumo. Comparto esta afirmación. Pero no me extraña este exacerbado aumento -que a final de cuentas ataca como un síndrome a las personas-, en las políticas y conductas de consumo.

    Y es que los estados nacionales, como el nuestro, están profundamente imbricados a este proceso. Recordemos que en las políticas de estado del país existen vínculos invisibles con enormes industrias transnacionales, y vemos cómo estas industrias se acoplan a la normalidad de nuestras vidas. Coca-cola, por ejemplo, es una bebida norteamericana conocida mundialmente. Si nos dedicamos a revisar los distintos canales del cable, un canal colombiano con uno chileno, nos percataremos que en los comerciales colombianos el lema de la coca-cola es: “…el refresco número uno del país”. En nuestro país, coca-cola nos dirá lo siguiente: “…la bebida oficial de la familia chilena”.

    Esto nos lleva a pensar en los mezclados que están los bienes materiales de consumo en la soberanía alimentaria, y cómo se han hecho parte de nuestras conductas, de nuestros ritos.

    Hay un video que puede encontrar por Youtube, llamado “la historia de las cosas”. Al inicio de ese video, usted puede ver los altos índices de depredación en los ecosistemas que las grandes transnacionales efectúan, ya no en europa o norteamérica, sino en estados del tercer mundo como Brasil y Chile. Nosotros podríamos preguntarnos, ¿cómo los estados permiten semejantes acciones destructivas en nuestro planeta, cómo permitimos que se inunden kilómetros y kilómetros de hectáreas, arrasando con comunidades indígenas (no me refiero solo a Chile, en Brasil también sucede), arrasando con memoria histórica, lugares sagrados, alterando flora y fauna?

    Y es porque los estados le lustran los zapatos a las transnacionales. Son potencias económicas tan fuertes e influyentes, que cuentan con la astucia de tener accionistas entre los próceres del congreso, en los escritorios de los ministerios, y así una peligrosa red. Tan peligrosa que los estados nos hablan de aplicaciones políticas muy alteradas, como la democracia; un sistema simpático en el cual podemos decir algunas cosas que se nos antojan, pero que a fin de cuentas tenemos que obedecer igual. Y si no obedecemos, somos comunistas comeguaguas, anarquistas, violentistas o mapuche incendiarios.

    Es un sistema crítico este del consumismo, primero porque no solo consumimos alimentos. Somos consumidores en potencia de información y entretención; alcanzamos estándares de morbicidad. Lo más curioso es que a pesar de lo crítico que nos hemos vuelto como consumidores, albergamos vagas esperanzas en las universidades. Vagas porque tenemos un grado muy menor de capacidad crítica, tanto en estudiantes y académicos, acerca de lo que sucede en nuestros sistemas. Se nos enseña sobre marxismo, semiótica, globalización y los peligros del capitalismo en una universidad que de estatal tiene muy poco, diría que más de empresa que de universidad. De hecho, en lenguaje económico, los estudiantes para titularse de una carrera, por ejemplo, y ser “alguien en la vida” según la vox populi, se convierten en clientes de la universidad, pagan por un servicio. Quiero decir, el rol de estudiante se limita a una función de empresa. No existe gobierno universitario, no puede existir, puesto que la estructura de la universidad no es democrática; es patriarcal, casi monárquica.

    Hace años, Tomás Moulian escribió el best seller nacional “El consumo me consume”, texto que muestra un interesante ensayo sobre las conductas de consumo en la sociedad. Lo paradójico es que poco tiempo después Moulian se transformó en el nuevo rector de la Universidad Arcis, y en un tiempo de reajustes de personal se vio obligado a despedir a sus propios colegas.

    El consumo avanza, tanto el de los estados como el de las personas. Lo global es una sombra, una matrix, porque somos o estamos siendo tremendamente individualistas, perdiendo nuestro original sentido de comunidad.

     
  9. Temuco, ciudad comic de wallmapu.

     

  10. Opinión: Agujeros en la Malla

    por Guillomé

     

    Creo que los cambios de malla en las carreras están sobrevalorados. Llegó un punto en que creímos que podíamos vencer los errores de una malla antigua, especialmente en Periodismo, sin embargo nos hemos percatado que con el paso del tiempo, de la teoría a la praxis, quedan muchas cosas en el camino y piedras con las cuales nos seguimos tropezando.

    Ahora, este tipo de procesos siempre son positivos en la academia, es como actualizar la constitución de la república. La postmodernidad nos ha hecho pensar que incluso las palabras positivo, progreso, desarrollo, no siempre significan lo que son. Sobre todo porque las palabras, dentro de un sistema o discurso, están cargadas de un factor ideológico – económico; son percepciones culturales. Entonces cuando digo que los cambios de malla son positivos, me refiero en realidad a un podrían serlo.

    Resulta lógico pensar que es un proceso necesario, de hecho los cambios de malla en las carreras corresponde al tipo de reformulaciones que todo sistema debe hacer cada cierto tiempo en una determinada entidad, para no caer, ser derribada o quedar obsoleta en el espacio.

    Los cambios de malla son un proceso de sucesión y transformación, donde se asegura que la generación actual tendrá una distinta formación que la de cinco años atrás. Esto me hace recordar a Demian, de Herman Hesse: “quien quiere nacer debe romper un mundo”. Estos cambios siempre mantienen una misma lógica, pero varía su estructura y en ocasiones su método. Y es probable que hubiere asignaturas que la malla anterior impartía y que la nueva malla no poseerá.

    Los cambios de malla en una carrera se realizan en base a un consenso entre académicos, deben hacerse porque el neoliberalismo es devorante, porque el mercado lo demanda, y porque la experiencia lo exige. Pero ¿sed quis custodiet ipsos custodes? (¿quién vigilará a los propios vigilantes?), pregunta Juvenal, poeta latino ¿Quién nos asegura que los académicos que intervienen en los cambios de malla sean suficientemente competentes para ello? He aquí la respuesta: los sistemas de evaluaciones, el control estatal, las publicaciones de investigación. Hace poco me tocó conocer las quejas hacia un conocido docente de la Universidad de La Frontera, que usaba las investigaciones de sus estudiantes para atribuirse investigaciones propias. Me da la sensación que estas deben ser prácticas comunes en estas y otras organizaciones académicas, solo que la mayoría son poco comprobables, o simplemente se opta por el silencio. Los más optimistas dirán que esto ocurre en el menor de los casos. Lo que quiero decir es que quienes evalúan y consensan no siempre son los adecuados, los resultados tampoco.

    Actualmente nos vemos enfrentados a una carrera de periodismo, que en sus contenidos, evidencia más ejercicio práctico que teórico. Esa es la pretensión que observo que muchas asignaturas. La antigua malla poseía ramos interesantes, como artes, antropología, sociología y literatura (una pincelada de cada una), que actualmente la malla nueva no tiene. Entonces no veo undesarrollo en eso, no desde el ámbito interdisciplinario, factor importante en el ejercicio del periodista y comunicador. En cambio me toca ver hoy como la malla actual tiene dos asignaturas que en realidad pueden ser una sola, como  sucede con ramos de carácter audiovisual. Por ejemplo, en un ramo se trabaja en guiones audiovisuales, y en el otro ramo eso se lleva a la práctica grabando un documental o reportaje…. ¿por qué no unir ambos ramos? También hay ramos que considero poco relevantes; ética por ejemplo. Enseñarle ética a un periodista es como enseñar métrica de la poesía en primero medio, es como enseñar a escribir sonetos, es verdaderamente inútil, está obsoleta. La ética es cultural, y determinada desde las raíces de nuestra formación, ya no en la academia.

    Yo no espero que los tiempos cambien, la historia de las cosas seguirá teniendo la mala memoria de siempre. De haber un próximo cambio de malla, no aguardo esperanzas. La historia es cíclica, decían por ahí. El mercado propone, la academia dispone.